14 febrero 2005

Principio y fin

Me gustaría por una vez acabar lo que he empezado.
Me apunte a clases guitarra y deje de ir. Todavía sigo en casa intentando buscar tiempo para dedicarle.
Empecé a ir al gimnasio y no acabe ni el primer semestre.
Empiezo algo que me gusta y, o bien dura poco tiempo, o lo acabo dejando sin acabar.
Toda mi vida llevo arrastrando cosas que no he terminado y que, por orgullo, quiero acabar y no convertirme en una persona olvidadiza que no sabe acabar las cosas que empieza.
¡Cuantos proyectos amontonados a falta de un final!
Una vez empecé a escribir una historia sin esperar más de ella, me gustó y tenía filón el tema. Decidí entonces hacer un boceto de la historia y en un futuro publicar un libro.
Empecé y lo sigo arrastrando o …¿Quizás lo que he querido “terminar”?

No se si soy yo pero creo que mis pensamientos se sustituyen los unos con los otros, los nuevos con los viejos. Y sólo los que pasan de la memoria temporal, a la memoria general son los que acabo.
Quizás no acabo lo que empiezo, porque ya pienso que ha acabado en el mismo momento que pienso en empezar otra cosa.
Quizás no tiene sentido lo que digo, y que el sentido lo vea yo sólo.
Que difícil es expresar en palabras lo que a uno le pasa por la cabeza tan rápidamente.
Quizás no he acabado este corto… ¿o si?

1 comentario:

El ático dijo...

Hemos pegado un "empujón" a tu relato a las ondas... Lo hemos leído en un programa de radio de carácter cultural que hacemos para varias emisoras locales. Te hemos nombrado como autor y hemos hablado de la página, a ver si caen más visitas, que merece la pena. Un saludo, Otrebor.