10 octubre 2007

'LA LOCA DE INSURGENTES' de R0B3RTO M4RT1N3Z

Es un día mas rumbo a otro aburrido y rutinario día de trabajo, al reluciente edificio de 11 niveles, con espejos y elevadores, en fin, un edificio con muy buena pinta y ni hablar de la zona en la que podemos encontrar las mejores agencias de automóviles lujosos y ver pasar a las personas mas frescas y mejor vestidas de la Ciudad de México.

Se preguntaran que hay de singular con esta zona, en todas las ciudades hay una similar.
Un lugar para "ejecutivos", lo que me pone a pensar en este es que justo al cruzar una avenida para entrar al lindo edificio antes mencionado siempre hay una mujer... una mujer de calculo yo... unos 38 años (muy subjetivo porque a mi toda la gente me dice que tengo 26 y una vez me hicieron una encuesta para personas de 30 a 35 años!!).
Siempre con la misma ropa, un pantalón, que al parecer cuando fue nuevo o estuvo limpio era color arena, un lazo estilo Maria Mercedes como cinturón ( que no sirve de mucho por que siempre trae el pantalón a la cadera), una camisa negra, gracias a eso no se ve tanto la mugre y un sweater verde claro para pasar el invierno aunque tiene algunos hoyos por los que lo mas seguro es que se cuele el frío en Diciembre y Enero, el cabello seguramente sin lavar durante mucho pero mucho tiempo y la piel también un poco mas obscurecida por el sol y el polvo.


Esta mujer que a veces esta de pie, sentada en la parada de autobús o a veces acostada durmiendo hecha bolita para tener menos frío, ¿esta mujer estará contenta con su vida? ¿Sabrá en realidad lo que la gente que se llama a si misma o a su estilo de vida "normal", piensa de ella? O simplemente ella viva en su mundo y le importe un pito lo que los demás digamos o pensemos.

Lo que me parece interesante a mi es que si ella estará conciente de que gracias a su estado y a su forma de vida se escapo de muchísimas cosas que hacen a este mundo una porquería, del capitalismo, de la búsqueda de riqueza y poder como objetivo de la mayoría de los seres humanos, de la ignorancia que tenemos todos acerca de nuestras raíces culturales, del consumismo, de la presunción, de la falta de compasión y solidaridad con los otros seres humanos y animales que habitan nuestro planeta, de la contaminación del medio ambiente, de las fronteras, de las religiones, de la discriminación y de muchas cosas mas.

Habría un millar de cosas que mencionar de las que ella se salvo, ahora la pregunta es: ¿Ella esta loca o nosotros estamos locos? a mí en lo personal a veces me gustaría estar loco para dejar de pensar en todas las injusticias que todos, incluso yo cometemos a diario...

Relato enviado por R0B3RTO M4RT1N3Z.
Gracias Roberto por enviar tu relato ;)

5 comentarios:

santos dijo...

Los ejecutivos me dan miedo.

Sobre todo si van en patinete eléctrico.

¿No habéis visto nunca a un ejecuta montado en patinete?

Jo.
Es que no habéis vivido nada.

Tíos.

RobFeb dijo...

Jejeje. Pues si, Santos, he visto algunos.
Los más 'snob' llevan incluso un patinete electrico, de esos que tienen las ruedas muy grandes.
Ideal para ir atropellando a la gente. Hay que ver lo que da de si un patinete y un ejecutivo para un relato.
A ver si algún día de estos tengo tiempo y me pongo a escribir que hace la tira que no escribo...

Anónimo dijo...

Hacia tiempo venìa viendo este blog...me gusta!! asi k paso a dejar mis saludos.

Y nada...aguante los patienetes!!!xD

Sinclair dijo...

este es mi blog...para no kdar anonimo!x)

carlos de la parra dijo...

Relato realista de observación de personaje urbano,Roberto,pero dá la sensación de que viste sólo el exterior de ésta mujer;el encontrarse tan dañada no siento que la libre de los estragos del capitalismo que mencionas ,más bien la hace presa fácil y víctima de los mismos,y deja a un lado de lo que se libró,también salta a la vista lo que se perdió,las grandes experiencias de vida a las que no tuvo acceso;y no hablo de lujos ,sino de vivencias más mesuradas que pudo tener,definitivamente no comulgo con el fakirismo que pretende llevar como estandarte glorioso el privarte de todo.